#HealthyUnimag: Haciendo viral la salud

Una de las tareas más difíciles durante la virtualidad ha sido mantener la conexión con los estudiantes, y no me refiero a la que establece el internet y las plataformas, hago referencia a la necesidad de generar confianza, empatía y motivación en cada una de las personas que ingresan en el horario y en el enlace de la clase.

Es por esto que se hace necesario encontrar los caminos por los cuales, puedas dejar las huellas que tus estudiantes a su ritmo, deseen seguir y descubrir en el recorrido de nuevos contenidos, herramientas y experiencias. Pero para poder llevarlo a cabo, se requiere que puedas trazar una ruta lo suficientemente diversa y agradable para los que allí incursionarán.

#HealthyUnimag es el resultado de abrir canales de comunicación entre los miembros de cada aula, donde pueden expresar con memes, stickers, notas de voz y mensajes, su emociones, éxitos, frustraciones e incluso necesidades, y recibir un feedback de sus pares, encontrar apoyo, orientación e incluso lograr entender que la situación que está viviendo es pasajera y existen múltiples soluciones. De esta manera Whatsapp se ha convertido en un espacio donde mis estudiantes encuentran un oasis en medio del agite que la virtualidad y sus cargas, han generado en cada uno.

Lo interesante de este recurso, es que la llave para ingresar a este espacio ha sido el uso de términos asociados a la cátedra de salud y desarrollo humano, con comentarios como: «Esto está acabando con mi calidad de vida«, «creo que estoy en plena crisis de la adultez tardía y me estoy quedando en el estancamiento, Erikson no estaría orgulloso de mi«, «Si alguien encuentra mi pensamiento formal le dice que se pase por acá, que no doy para pensar si no puras pendejadas«, demuestran que el lenguaje abordado en clase se ha convertido en cotidiano y en cada una de estas expresiones se refuerza el aprendizaje adquirido y se brinda un nuevo espacio para que otro estudiante pueda seguir aprendiendo.

Creo que solo faltaría café para sentarse a leer las conversaciones que se generan en cada grupo, antes, durante y después de cada clase, compartiendo contenidos que consideran relevantes, divertidos o sencillamente alguna buena canción que saque de la monotonía al resto de integrantes, y es que la interacción constante ha hecho que muchos de mis estudiantes manifiesten esa satisfacción de encontrar un apoyo constante en momentos o situaciones tan difíciles como las que nos ha planteado el 2020, sin que la distancia sea un obstáculo.

Cuando propuse #HealthyUnimag lo hice pensando en que las redes sociales son el espacio donde huimos cuando nos sentimos abrumados o aburridos de tanta carga laboral o académica, buscando alguna imagen, video o audio que nos logre cargar de energía positiva, o incluso encontrarnos con alguien a quien poder compartirle lo que ha sido de nuestro día, y esa idea es la que me invito a que pudiésemos ser nosotros los profesionales de la salud los que inundáramos las redes sociales con contenido que además de educar para la salud, fuese creativo y divertido.

De hay surgieron 108 publicaciones, que terminaron con 7455 reproducciones de video, 4665 Likes y 1339 comentarios al cierre de la actividad, entre ellas destacan Tiktoks:

Animaciones

y uno de los más favoritos… Diomedez Diaz

Todos ellos productos de estudiantes de ciencias de la salud de primer semestre, los cuales con sus productos promueven hábitos y estilos de vida saludable, siempre usando un referencia confiable e incluso haciendo alusión a esta en cada publicación e invitando a continuar leyendo y aprendiendo respecto a la temática que eligieron de manera espontánea.

Resultados

Al final de la actividad, todos los estudiantes habían hecho nuevas conexiones, empíricas, llenas de motivación y confiados de sus capacidades, encontrando espacios donde demostrarlas con creatividad, apropiándose de nuevas herramientas tecnológicas y adquiriendo un aprendizaje significativo.

En un año marcado por una viralidad mortal, logramos disminuir su patogenicidad, hacernos inmunes con la creatividad y conscientes que la vacuna para la desconexión son los lazos que podemos construir como humanos.

Me gusta3 Me gustasPublicado en: Docentes innovadores, Educación, Metodología pedagógica, Salud

Artículos relacionados

Comentarios