Por: Acevedo María, Montt Yeimi y Osorio Kennia.

En la etapa adulta se viven una serie de cambios que están influenciados por diferentes factores, como el ambiente, los aspectos biológicos/genéticos, el contexto, el aprendizaje, etc., estos se logran observar en el ámbito físico, psicológico, social, cognitivo/intelectual e incluso, en la personalidad (Papalia et al, 2009), además, contribuyen o ayudan al adulto a adaptarse, vivir y sobrevivir. Dichos cambios se conocen o conceptualizan como desarrollo, el cual, según Cantero et al. (2011) se entiende como un proceso multidireccional, global y flexible determinado por una sociedad o cultura en el que pueden existir tanto declives como ganancias y aprendizajes en distintas áreas, es decir, un adulto podría ganar en cuanto a experiencias significativas y desarrollo de habilidades como la toma de decisiones, pero podría tener pérdidas en cuanto a las habilidades físicas.

Como se mencionaba anteriormente, hay diversos factores que cumplen un papel importante en el desarrollo del ser humano. Por ejemplo, el aprendizaje, entendido como cambios en el comportamiento como resultado de la experiencia, permite que las personas pueden usar los conocimientos adquiridos para generar cambios que contribuyan tanto al desarrollo como a la adaptación, esto se puede contrastar con la teoría evolutiva de Darwin, donde se observó que sobrevivían aquellos individuos que se encontraban mejor adaptados al ambiente que les rodeaba. Teniendo en cuenta esto, se puede observar de igual forma, la influencia que tiene el ambiente en el desarrollo. Otros factores son los biológicos, entre los que se encuentra la maduración cerebral, que también se considera importante porque trae consigo el despliegue de nuevas capacidades, destrezas, habilidades y diversas características que contribuyen al desarrollo y permiten un mejor relacionamiento con los demás y un mejor desenvolvimiento en el contexto.

Por otra parte, también se mencionaba que hay una serie de cambios que se dan en el desarrollo, como los físicos, expresados en cambios en cada uno de los sistemas y órganos del cuerpo, los cognitivos, que se ven en el cambio del funcionamiento de procesos como la memoria, la resolución de problemas, el razonamiento, entre otros; los sociales, relacionados con las competencias interpersonales y el estilo de vida y los de personalidad, que se expresan en la forma de interactuar y expresar las emociones con los demás. Todos estos cambios son importantes en el desarrollo porque de estos dependen cosas como la salud, el buen funcionamiento y desempeño en el contexto, la adaptación, entre otras cosas. Además, es necesario resaltar, que se encuentran interrelacionados, lo cual quiere decir que, al ocurrir una variación en alguno de ellos, se verán afectados los demás.

Para finalizar, cabe destacar que llegar a la adultez significa haber transitado un largo camino, y creer que el desarrollo ha llegado a su fin es un pensamiento erróneo porque todo lo que se ha mencionado con anterioridad es solo una parte importante que se quiere compartir. Realmente esta etapa, al ser la más larga o con mayor duración, es en donde se tienen más cambios significativos para la persona tanto a nivel de aprendizaje como a nivel psicológico, social, fisiológico e incluso, en la personalidad, como ya se ha dicho. La etapa adulta, por estar expuesta a ganancias y pérdidas, permitirá investigar la relación entre los cambios y las distintas competencias que se ganan, se mantienen o en definitiva se pierden; y gracias a la interrelación a la que se ha hecho referencia es que esta etapa es muy llamativa porque permite conocer la vulnerabilidad que en muchos casos caracteriza este momento, pero también se conoce la capacidad de adaptabilidad para encajar en el medio, y por supuesto, la puesta en práctica de las experiencias adquiridas que tanto distingue a la adultez.

Este blog es producto de la asignatura de Desarrollo Humano: Adultez, del programa de Psicología de la Universidad del Magdalena. 

Docente: Johana Bocanegra Sandoval.

Bibliografía

Cantero, M., Delgado, B., Gión, S., González, C., Martínez, A., Navarro, I., Pérez, N. y Valero, J. (2011). Psicología del desarrollo humano: del nacimiento a la vejez. Editorial Club Universitario

Papalia, D., Sterns, H., Feldman, R. & Camp, C. (2009). Adult Development and Aging. McGRAW-HILL/INTERAMERICANA EDITORES.

Recommended10 Me gustasPublicado en Blog, Psicología, Salud

Artículos relacionados

Comentarios

Bloque 10
Bloque10
saber-11-hub-boton
Saber-11
Festival de Innovación educativa
Innovafest
storem-hub-boton
Storem

Elevador