La Pubertad: Precoz y Tardía

La pubertad se trata de un proceso madurativo que trae consigo la aparición de los caracteres sexuales secundarios, esta se encuentra dentro de los cambios físicos que ocurren durante la adolescencia y da fin en el momento en el que la persona alcanza la maduración sexual completa. De igual forma lleva consigo un conjunto de cambios a nivel psicológico y emocionales, de composición corporal y de proporciones físicas (Román y Muñoz, 2015).

Si queremos hablar de pubertad debemos reconocer que esta no se da de la misma forma en cada persona, de manera que queremos abordar en este blog, esta diferencia en el desarrollo puberal, destacando aquellos problemas conductuales y de adaptación que podría causar en los adolescentes estos momentos de camino hacia la adultez. Para esto hablaremos sobre la pubertad precoz y tardía:

Según Carel et al., (2008) (citado en Román y Muñoz, 2015) la pubertad precoz: Suele definirse como la aparición de los caracteres sexuales secundarios antes de los 8 años en las niñas y de los 9 años en los niños”.

Para Román y Muñoz (2015) los riesgos psicosociales que se pueden presentar en la pubertad precoz pueden ser, en el caso de las niñas; situaciones de estrés dificultad para la adaptación ante los cambios físicos y psicológicos, rechazo de sus pares y tendencia al aislamiento y a la depresión. En el caso de los niños, aunque también se puede presentar en las niñas, se ha identificado un aumento de la libido con conductas sexuales inadecuadas, siendo estas en un mayor grado si se presenta alguna dificultad en la capacidad de control. En las niñas también se ha descrito el inicio precoz de las relaciones sexuales, siendo esta una detonante para embarazos no planificados.

Estos autores también definen la pubertad tardía, como aquella que no llega a completarse o tarda en llegar, en esta transcurren alrededor de cuatro o 5 años entre su inicio y desarrollo sexual completo.

Principalmente en los varones este retraso puberal tiene un gran impacto psicosocial debido a que puede ser víctima de burlas por parte de sus compañeros, pueden ser excluidos de diferentes actividades deportivas y sociales, en especial aquellas que tienen relación con la atención o interacción del sexo opuesto, siendo esto la causa más probable que lleve a la persona a desarrollar una mala imagen de sí mismo, conductas depresivas y tendencia al aislamiento, y a una cierta agresividad que pueden afectar en los diferentes campos sociales como la familia y la escuela.

Siendo esta una etapa de fragilidad que conlleva una gran sensibilidad psicológica, donde es tan importante nuestra imagen corporal hacia los demás, que está incluso define nuestra autoestima, debemos estar muy atentos antes los riesgos psicológicos que podría causar en los adolescentes. El asesoramiento psicológico puede ayudar a tu familia a entender y manejar las emociones, los problemas y los desafíos que acompañan a la pubertad precoz y tardía (Mayo Clinic, 2020).

Para dar uno de los ejemplos mas importantes de estos problemas y dificultades al desarrollarse, ya sea, de manera precoz o tardía, hablaremos un poco sobre la menarquia en las mujeres.

Durante la etapa del desarrollo de la adolescencia se presenta en la mujer la llamada menarquia, o conocida también como la “primera menstruación”, esta resulta en el evento identificador del comienzo de la maduración sexual (Vidaillet et al., 2002 citado en Valdés et al., 2013).

Para este tema queremos abordar el impacto emocional, conducta y adaptativo que ocasiona la menarquia en cada una de las mujeres. En un primer momento debemos saber que, para Valdés et al., (2013) varios factores genéticos y ambientales están involucrados en la edad de inicio de la primera menstruación, encontramos un fuerte componente hereditario el cual se sustenta, en factores genéticos étnicos y raciales que contribuyen a las variaciones en el inicio de la pubertad. Para los factores ambientales se afirma el impacto de variables como el nivel socioeconómico, la actividad física y recreativas, estado nutricional y su estado de salud a nivel general.

Entre las teorías que explicaría la asociación entre la edad de la menarquia y las conductas de riesgo, existe el desarrollo puberal que ocurre durante la adolescencia de 10 a 13 años, caracterizados por varios cambios que, como vimos anteriormente conducirían a distintas dificultades en el correcto desarrollo psicológico y salud mental del adolescente como podría ser; una autopercepción inadecuada, asociada al impulso de experimentación y búsqueda de identidad, donde, la percepción de otros sobre nosotros mismo resulta en un factor importante para nuestras habilidades y desarrollo interpersonal (Leal et al., 2015).

La menarquia resulta también en un evento, en muchas culturas, como un suceso significativo para las adolescentes e incluso sus familias, un evento que queda marcado en sus vidas (Gonzáles y Montero, 2008). Siendo esta menarquia relacionada con la “transición” de niña a mujer (Garg et al., 2001 citado en González y Montero, 2008).

Se ha revelado que la aparición de la menarquia afecta o causa reacciones adversas a las personas que rodean a las adolescentes (Gonzales y Montero, 2008), siendo que incluso se les llega a catalogar y tener prejuicios con respecto a su conducta a partir de este desarrollo natural, siendo que se relaciona a este momento con un aumento en la emocionalidad o sensibilidad que, aunque si es causante y un factor importante en la conducta y respuesta a distintos estímulos en las mujeres, se toma más como un aspecto negativo a reacciones que para otros son molestas o incomodas, haciendo sentir, en muchos caso un malestar emocional y de adaptabilidad a las mujeres afectadas por comentarios como “estas de mal humor porque tienes el periodo”, “háblame cuando ya no tengas el periodo y estés tranquila”, entre otros.

Por esta razón, se ha encontrado que para muchas mujeres tratar este tema con otras personas parece ser una misión difícil de realizar, especialmente con el sexo opuesto, cuando realmente no se debe sentir ningún tipo de vergüenza o pena alrededor de temas tan naturales y casuales como la menarquia o incluso, la menstruación en general.

Igualmente, Gonzáles y Montero (2008) nos señalan que la educación de las adolescentes alrededor de este tema no debe ser solo abarcando la temática de las distintas compresas o toallas protectoras, sino también el desarrollo de verdaderos conocimientos acerca de la biología de la menstruación, su significado psicosocial, apoyo emocional e incluso cuidados externos como la higiene, para poder crear así un verdadero conocimiento sobre si mismas e incluso poder a generar y aumentar el autoestima y autoconcepto de las adolescentes.

Realizado por: María Ahumada, Vanesa Ordoñez y Lía Pérez.
Psicología-Desarrollo Humano y Adolescencia.
2021-1.

———————————————————————————————————————-

REFERENCIAS.

González A, E., & Montero V, A. (2008). Factores psicosociales y culturales que influyen en el evento de la menarquía en adolescentes posmenárquicas. Revista chilena de obstetricia y ginecología, 73(4). https://doi.org/10.4067/s0717-75262008000400004

Leal F, I., Stuardo A, V., Molina G, T., & González A, E. (2015). Menarquia temprana y su asociación con conductas de riesgo en adolescentes. Revista chilena de obstetricia y ginecología, 80(1), 41–47. https://doi.org/10.4067/s0717-75262015000100006

Mayo Clinic. (2020, 1 octubre). Pubertad precoz – Diagnóstico y tratamiento – Mayo Clinic. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/precocious-puberty/diagnosis-treatment/drc-20351817

Román, J., & Muñoz, M. (2015). Pubertad precoz y retraso pubera. Repositorio UAM Biblos-e Archivo. https://repositorio.uam.es/handle/10486/680261

Valdés, W., Espinosa, T., & Alvarez, G. (2013, abril). Menarquia y factores asociados. ResearchGate. https://www.researchgate.net/publication/317521312_Menarquia_y_factores_asociados

Me gusta5 Me gustasPublicado en: Blog, Psicología

Artículos relacionados

Comentarios

Bloque 10
Bloque10
Festival de Innovación educativa
Innovafest