“Seamos Valientes” lo transmedia posibilidad y desafío para los productores creativos

Picture of LEIDY LIZETH RODRIGUEZ LOPEZ

LEIDY LIZETH RODRIGUEZ LOPEZ

La industria audiovisual al igual otras industrias inmersas dentro de la era digital han tenido que adaptarse y evolucionar, de ahí que nuevos conceptos, términos y narrativas como la ecología digital, el showrunner y los proyectos transmedia, hayan tomado tanta importancia y fuerza dentro de nuestra industria. El rol del productor también se ha ido transformando pasando de ser un agente ejecutivo, operativo y logístico hacia una nueva dimensión que lo posiciona como un agente creativo y visionario capaz de enlazar y entretejer todos estos conocimientos y aptitudes con los nuevos retos de la industria.

Particularmente creo que arriesgarse a producir proyectos que amplíen las posibilidades narrativas es una gran oportunidad de expansión para los productores y en general para todo el equipo creativo de un proyecto, lograr generar contenidos que exploren varios formatos, que generen comunidades y que conecten con diversos públicos sin duda resulta un reto interesante.

Dentro de mi experiencia como productora en su mayoría de piezas documentales, he observado y aprendido varias dinámicas, estructuras y formas clásicas de este quehacer audiovisual, entendiendo que cada producción es distinta y tiene sus singularidades y necesidades, pero que normalmente responden a un esquema que respeta y acepta las conocidas etapas de producción.

Comúnmente partimos de ideas o premisas gestadas desde el conocimiento e interés por temáticas, comunidades o personajes que tienen el potencial para ser contadas audiovisualmente. En el caso del documental, esas historias, locaciones, personajes son la invitación a desarrollar una búsqueda, el documental parte de una intención, realiza croquis o esquemas de lo que se quiere encontrar, sin embargo siempre sabemos que estaremos expuestos y sujetos a cambios, a nuevos hallazgos, como Luis Ospina mencionaba “la ficción es la pesquería y el documental la cacería”. Expongo esto porque es quizá este aspecto y aprendizaje en el que he tenido que asumir nuevos retos el que me lleva a pensar y concebir lo transmedia más allá de un desafío como una gran posibilidad de creación y acción. El documental me ha enseñado a ser creativa, arriesgada y valiente, encontrando nuevas formas y explorando como hacerlas posibles.

Muchas veces las producciones nos llevan a visitar y conocer lugares y rutas inimagidas, en las que los caminos se bifurcan, las historias se entretejen y las voces y visiones de los personajes nos lanzan hacia nuevos relatos. Esta bien dentro de los proyectos tener claro el norte y el panorama de aquello que queremos contar, pero también esta bien arriesgarse y trascender las formas y los formatos conocidos. Para esto la etapa de investigación es fundamental dentro del desarrollo de un proyecto que sea o visione convertirse en transmedia, ya que brindará las pistas, las líneas y las posibilidades de expansión narrativa. Muchas veces dentro de la producción audiovisual es el tiempo de duración de las piezas lo que de alguna manera nos limita, tener extenuantes jornadas de grabación con horas y horas de material grabado, con mucho por contar pero, con poco tiempo en pantalla para hacerlo nos deja un sinsabor, dejando relatos y voces por fuera, esperando esperanzados que pueda haber más fuentes de financiación para que aquello que se dejó pueda ver la luz. Creo es justo ahí, donde lo transmedia aparece como posibilidad de creación, acción, si como productores activos, involucrados en cada una de las etapas pudiéramos ver desde la estructuración inicial, desde la investigación cual es el potencial y el tamaño del proyecto que tenemos entre manos, podríamos pensarnos, planificar y construir la expansión de nuestro universo narrativo valiéndonos de lo transmedia, si por el contrario el miedo al gran aparataje o despliegue que esto suponga nos inmoviliza no sabremos el alcance que pudimos llegar a tener. Ahora bien, no sé, si todos los proyectos audiovisuales merezcan y necesiten lo transmedia, pero si se que lo audiovisual puede ser un contenido fuerte dentro de cualquier proyecto transmedia, en este sentido no solamente ampliamos nuestra visión como productores sino nuestro campo de trabajo.

De igual manera no desconozco que los proyectos transmedia suponen un desafío, el productor como cabeza de un gran equipo deberá ampliar sus conocimientos hacia otras ramas del saber, entendiendo las líneas estructurales del proyecto, su potencial de expansión y los retos presupuestales y de tiempo que estas nuevas apuestas impliquen, sin embargo, cabe mencionar que lo transmedia al estar tan vigente en nuestra industria, se ha abierto espacios dentro de los fondos y mercados para la financiación de proyectos con estas características. Así mismo como productores hemos aprendido que aunque debemos conocer un poco de todo, no tenemos que ejecutar todo nosotros mismos, sino más bien tener la agudeza para contratar un equipo idóneo y capacitado que conozca y sepa desarrollar cada línea y ruta que desde lo transmedia se plantee, ya sean estas líneas editoriales, digitales, multimedial, inclusive sobre engagement. Esto supone además poner especial cuidado no solamente en los contenidos a desarrollar sino en cada uno de los elementos que se articulan a este universo narrativo, ya no hablaremos y velaremos únicamente por un número de espectadores con quienes garantizar taquilla, sino además por el crecimiento y comportamiento de los usuarios y comunidades que las redes alrededor de lo transmedia generan.

Con el caso en particular de “Como el agua, la piedra y la espuma”, la más reciente producción de mi productora de contenidos Dos Venados, puedo ejemplificar lo anteriormente mencionado, ya que inicialmente se planteó como un documental de 26 minutos realizado para parrilla televisiva, pero que gracias a un profundo proceso de investigación e ideación nos permitió darnos cuenta de las capacidades narrativas y la expansión que este proyecto podía tener.

Este documental que se gesta en el sur de los andes Colombianos y que explora la relación del hombre y la naturaleza retomando el pensamiento de un sabio indígena que le enseño a su pueblo a “ser como el agua y la espuma” se convirtió en la parte inicial y principal de un universo narrativo que se encuentra en construcción y con el cual hemos decidido realizar un proyecto transmedia, pues sentimos que teníamos una poderosa premisa que desde diferentes puntos podría seguir generando múltiples reflexiones, adicionalmente es de mi interés, el de la directora y del equipo lograr generar redes y comunidades que encuentren intereses en común ya sean estos lo medioambiental, social, étnico o cultural.

Finalmente creo que pensar y producir contenidos transmedia amplía nuestra visión como creadores, como productores y puede resultar eficaz para hacer de nuestra producción una producción de mayor impacto.

Recommended1 Me gustaPublicado en Comunicación, Educación, Producción audiovisuales, Resultados de aprendizaje

Autor del blog

Comentarios

Artículos relacionados

Maria Margarita Castro Mendoza

El impacto vital de las mujeres en la sociedad

Visitas totales:   28 En nuestra nueva y compleja estructura social contemporánea, las mujeres desempeñan roles vitales y multifacéticos esenciales para el desarrollo y el

Bloque 10
Bloque10
innnovafest-1
Innovafest
saber-11-hub-boton
Saber 11
storem-hub-boton
Storem
logobrightspace
Brightspace
teams logo
Teams
Algarrobo
Sedes Digitales
isotipo Kit-diseño
Diseño Educativo

Elevador