¿Los docentes podemos diseñar una educación sin spoilers? La respuesta corta es que si. Basta con aplicar tres elementos fundamentales en nuestros cursos. No obstante, antes de revelarlos, alguien podría preguntar, ¿qué cosa son los spoilers? Así que veamos brevemente el concepto.

Es una lástima que la traducción al español suene tan raro. El verbo espoilear (To spoil, en inglés) es algo así como destripar. Así pues, dar spoilers de una película o una serie es como destripar o matar la historia, contando el final antes de tiempo, dañando la experiencia del espectador. Aunque la RAE nos recomiende escribirlo como espóiler, usaremos el anglicismo spoiler o spoilear, porque se ve y suena mejor. Vamos entonces, a diseñar una educación sin spoilers.

Una novela de misterio… sin misterio que resolver

Imagine que disfrutas una novela policíaca de Agatha Christie o, por qué no, un episodio de CSI —El de Miami, con el tipo de las gafas oscuras, donde gritan Woooow!—. Desde el primer momento, estás en la escena del crimen y atrapan a un par de sospechosos. El investigador dialoga con sus colegas sobre cómo ocurrieron los hechos y de la nada dicen que el sospechoso más joven es el culpable. En efecto, el joven confiesa, lo apresan y listo. Se acaba la introducción a la historia con el misterio resuelto. ¿Qué hacemos con el resto del capítulo?

Esta historia está destripada, no hay misterio, no hay que atar pistas, no hay que indagar más allá. El spoiler nos dañó la experiencia. ¿Será que así ocurre con la educación tradicional?, ¿tenemos experiencias educativas que son como una novela de misterio con spoilers, mal diseñadas?

No me malinterpretes. No considero que la educación tenga que-ser-entretenida, pero si que puede ser fascinante, intrigante, misteriosa y tengo un excelente ejemplo que lo demuestra.

Un intrigante libro para aprender a escribir

Máquina de escribir con el título del libro de Stephen King: "On writing", mientras escribo
Máquina de escribir con el título del libro de Stephen King: “On writing”, mientras escribo
Imagen generada por ChatGPT.

Stephen King, autor de Bestsellers como “Carrie”, “La Cosa” y “El Resplandor”, tan adorado por los fans como rechazado por los críticos, escribió también un libro titulado “On writing”, que mal traducido se lee como: “Sobre el acto de escribir”, donde el autor nos revela su método de escritura. Y, ¿qué tiene que ver este libro con los spoilers en la educación?

Resulta que en el segundo capítulo de este libro, “La caja de herramientas”, King nos relata que su padre tenía una enorme caja de herramientas para realizar toda suerte de reparaciones en casa. Del mismo modo, el escritor tiene su propia caja, pero en lugar de martillos o destornilladores cuenta con herramientas para escribir.

Sin embargo, King no explica de entrada cuáles son las herramientas de escritura, ni cómo están organizadas. No, él comienza por explicar solo la primera sección, El vocabulario”, y hasta que no termina con este concepto, no revela que la segunda sección es “La gramática”, y lo mismo, solo cuando termina con la segunda sección, revela que la tercera es “El estilo”.

Mientras leía el capítulo, me preguntaba progresivamente ¿cuáles serán las otras dos, cuál será la última? La emoción y angustia que experimentamos cuando vemos una historia de misterio, podemos también sentirla cuando aprendemos algo nuevo.

Un ejemplo práctico: el marco conversacional de aprendizajes

Según la PhD. Diana Laurillard (2012), toda experiencia educativa debería incluir los 6 tipos de aprendizaje expuestos en su Marco conversacional de aprendizaje. Si no se cumple con este requisito la experiencia será pobre, desbalanceada y no permitirá la formación de habilidades profesionales duraderas, un diseño educativo rudimentario.

El primer tipo de aprendizaje es la Adquisición, aprendizaje donde el estudiante recibe información sobre los nuevos conceptos. El segundo tipo de aprendizaje es la Discusión. En ella, el estudiante recibe preguntas que lo invitan a analizar los nuevos temas, pero también es instado a formular buenas preguntas, a debatir, a argumentar. ¿Cuántos cursos tienen discusiones en sus actividades y cuántos estudiantes participan activamente de ellas?. Definitivamente, tal y como dice LIED, no podemos contar como discusión el silencio que ocurre cuando el docente dice “¿Tienen preguntas?, ¿Está todo claro?, ¿Se entendió todo?”.

Bueno, se nos agota el tiempo. Hemos conversado sobre la Adquisición y la Discusión, pero aún nos faltan los otros tipos de aprendizaje del marco conversacional. El misterio está abierto. Como investigador privado, puedes ir al libro de Laurillard “La enseñanza como ciencia del diseño” (2012), al post de Lied  o puedes leer nuestro libro “Menos conferencias, más experiencias”(2024), próximamente disponible en la editorial Unimagdalena. En estos libros, podrás indagar para resolver el misterio y diseñar mejores experiencias educativas.

Momento de la revelación: ¿cómo diseñar una educación sin spoilers?

El misterio de cómo diseñar experiencias educativas sin spoilersImagen generada por ChatGPT.
El misterio de cómo diseñar experiencias educativas sin spoilers
Imagen generada por ChatGPT.

Por fin, el momento que todos estábamos esperando. A continuación, las tres herramientas para diseñar una educación sin spoilers:

La primera herramienta es ocultar información. Tradicionalmente, el docente presenta toda la información de un curso en el primer día de clases, temas, contenidos y actividades, metodologías, evaluaciones y recuperaciones, todo. Esto puede ser contraproducente. El acto de explicarlo todo toma tiempo, dispersa la atención de los estudiantes y propicia el olvido de la información presentada. ¿Qué pasaría si desde el primer día los estudiantes tienen una experiencia más atr-activa?

Claro, es importante que los estudiantes conozcan el misterio que van a descubrir en clases ¿cómo se crea una empresa sostenible?, ¿cómo financio un proyecto internacional?, ¿por qué Da Vinci decía que la naturaleza estaba escrita en lenguaje matemático?; así como también es bueno que sepan lo que ocurrirá cuándo lleguen al final del curso, pero todo lo demás puede ser dosificado en cada sesión subsiguiente.

Sigamos. La segunda herramienta es un misterio o pregunta provocadora. El docente puede mostrar una situación particular a sus estudiantes y generar preguntas que conduzcan hacia la comprensión o entendimiento del fenómeno, desde la curiosidad. Las preguntas guían a los estudiantes hacia esos conocimientos y habilidades que deben desarrollar. Un misterio motiva a avanzar, un spoiler invita a cerrar la aplicación de la clase.

Tú también puedes crear posts como éste. Te invito a ver cómo en este post.

Sinteticemos

Luego de todo el camino misterioso que hemos recorrido, luego de pasar por la mente prodigiosa y controversial de Stephen King, por dos de los seis tipos de aprendizajes del Marco conversacional, por el abrebocas del libro “Menos conferencias, más experiencias”, llegamos finalmente a la conclusión de la anhelada pregunta que inició este Post-B10. Para diseñar una educación sin spoilers, experiencias educativas atractivas e intrigantes, podemos:

  1.  Ocultar información estratégicamente
  2. Proponer misterios y preguntas provocadoras
  3.  

Esta presentación de la experiencia educativa con un aspecto de misterio, hace parte de un enfoque educativo narrativo. El aprendizaje suele ser inductivo y en ese sentido, las narrativas son la mejor herramienta para que las personas inicien sus experiencias.

Referencias

—Diana Laurillard, “Teaching as a design science” (2012).

—Mauricio Arrieta et al., “Menos conferencias, más experiencias” (2024).

—Stephen King, “On Writing”. (2000).

Reflexiona en los comentarios sobre una educación sin spoilers

Cerramos este post con una serie de preguntas para que continúe la conversación:

  • ¿Qué ocurre en la memoria humano cuando recibe información excesiva?
  • – ¿El estudiante se perderá a lo largo del curso, si no recibe todo la información de contexto el primer día?
  • – ¿Los estudiantes recuerdan toda la información que se presenta el primer día? ¿qué dice la neurociencia al respecto?
  • ¿Se imagina que más clases se diseñaran como un misterio por resolver y no como una explicación extensamente desarticulada?
Recommended12 Me gustaPublicado en Adquisición, Contenido, Discusión, Diseño de actividades, Educación, Innovación educativa

Autor del blog

Comentarios

  1. Muy interesante el planteamiento y coincido que genera expectativas en el alumno.
    El generar debate también requiere su estrategia, a veces porque siempre opinan los mismos, entonces hay que “pescar” un poco entre quienes menos participan.

    Se simila un poco el ejercicio al que se trató en semestres pasados donde se buscaba generar unas expectativas en el estudiante, como unas metas por alcanzar que mantenían vivo el interés. En algunos ejercicios sobre costos donde se usan algunas matemáticas invito a los alumnos a alcanzar el “santo grial”, como aquello que se asimila a la respuesta clave final del ejercicio, pero siendo un valioso tesoro y aventura el alcanzarlo

  2. Es una buena forma de tener las expectativas de los estudiantes, ante no saber lo que sigue, pero eso iría en contradicto de lineamientos institucionales, pues se ha de socializar el contenido programático. Queda en manos del docente como mostrar la ventana de los temas a tratar y en su momento abrirles la puerta hacia esos en pro de la aprensión y generación del conocimiento.

    1. Acertada reflexión estimado Amilkar,

      La cuestión es fundamentalmente de diseño. ¿Cuánta información es apropiada dar y de que manera lo hacemos?

      Esta de convierte en inns invitación hasta a renombrar algunos de los contenidos y cursos.

      Ejemplo concreto. Codiseñamos con profes un curso de propiedad intelectual. Tenía una unidad que se llamaba “Normativa sobre derechos de autor”, de dividió en dos nuevas unidades: ¿Cómo evito problemas por derecho de autor? ¿Cómo protejo mi derecho de autor?

      Él título, ahora preguntas provocadoras, se responden con la normativa de derechos de autor, pero esta planteado como un misterio a resolver.

      En esa línea, ¿cómo rediseñamos los temas, títulos y contenidos de nuestros cursos, para que, siendo sintéticos, comuniquen de mejor manera la experiencia de aprendizaje?

      Una pista: con menos definiciones y más preguntas.

  3. Profe Mauro, tal vez, y además de no contar los spoilers desde el primer día y acabar con el suspense ultra necesario en nuestro diario ir y venir con las clases, también podríamos recordar ese “dato escondido” que se guardaba cada noche Sherezade para no ser decapitada. Entonces, de a poquitos, y con el misterio y la aventura imprescindibles en la narración.

    1. El dato escondido,

      Ha dado usted en el clavo mi estimada experta narrativa, contadora de historias, educadora de mil contadores más.

      Es imposible revelar todos los misterios del universo en un producto humano. Sea blog, curso, libro, doctorado, es imposible abarcar toda la complejidad de la existencia. Por ello, dejemos siempre al final una pregunta de lo que ocurrirá en la próxima oportunidad. Siempre tendremos algo nuevo que aprender, o algo nuevo que contar, como diría Scherezada.

      Dentro de una sola historia, o clase, caben mil.

      1. Claro, además cada día se renuevan esas preguntas con lo que vemos, no sólo series, películas, las noticias, la vida, fuente perfecta para esa renovación. Gracias por aquello de “experta narrativa”, me sonroja profe, espero siempre lograr también esa innovación que necesitamos a diario como maestros.

  4. Por lo general el aprendizaje es una aventura donde cada elemento descubierto permite avanzar al siguiente nivel de comprensión, sin embargo cuando este proceso es permeado por una dinámica que no incite al descubrimiento, lo biselar, emocional, entre otras, resulta ser monótono para los actores implicados. Los docentes son creadores de experiencias, en este punto es importante resaltar que lo expuesto en la pregunta ¿Se imagina que más clases se diseñaran como un misterio por resolver y no como una explicación extensamente desarticulada?
    La respuesta se resume en un pequeño fragmento (Trabajar con la atención de los estudiantes).
    Queda la tarea personal de identificar cuál es la tercera pista, sin duda deja al lector con ganas de aventurarse.

    1. La clave del conocimiento reside en las nuevas relaciones que hacemos. Tradicionalmente, la academia nos da la ilusión de que todo cabe en los libros. Pero, el universo es infinito y está en constante expansión. Siempre queda un tercer misterio por resolver.

      Gracias por tu participación Valery. ¿Será que uno de tus profesores aceptaría el reto de transformar sus clases en una experiencia sin spoilers?

Artículos relacionados

Bloque 10
Bloque10
innnovafest-1
Innovafest
saber-11-hub-boton
Saber 11
storem-hub-boton
Storem
logobrightspace
Brightspace
teams logo
Teams
Algarrobo
Sedes Digitales
isotipo Kit-diseño
Diseño Educativo

Elevador